viernes, 11 de mayo de 2012

La noticia dada vuelta (o la patota rural en la Legislatura Bonaerense)

Intro
Cómo será que estamos acostumbrados a que las noticias nos vengan al revés que, si nos volvemos demasiado incautos, somos capaces de terminar pensando que la historia de Robin Hood era la de un tipo que le robaba a los pobres para entregarle a los ricos.
Quizás sea por eso que yo he adquirido hace tiempo la costumbre de -por si acaso- dudar de todo lo que se me presenta como cierto a primera vista. Las verdades irrefutables ya no son ni tan verdades ni tan irrefutables para mí. Por las dudas, dudo. De todo y de todos.
Cuando eso se hace una consigna de vida, capaz no sea aconsejable. Digo, no está bueno andar desconfiando de cada persona que conocés. Y no es sano tampoco, ni es sabio andar por la vida mirando de reojo a todas las personas que se conoce. Porque de esa manera uno se vuelve un paranoico y un cínico de porquería.
Pero cuando eso se reduce a la información que se consume, es algo que permite no cerrarse, que permite descubrir, que te da la poderosa arma de que no te vendan pescado podrido tan fácil.
Cuando la desconfianza se resume a las noticias, pasa a ser una ventaja y, con suerte, una manera de llegar a la verdad de los hechos.
Porque muchas veces, "la verdad" es algo tan endeble como mentiroso, dependiendo de quién y cómo lo cuente. Tanto es así, que de golpe los "malos" pueden aparecer como "buenos" y viceversa. Siempre dependiendo de la impronta que se le ponga a una noticia, a un hecho. Porque las noticias no son a-ideológicas, por más que así nos las quieran vender. Eso de la "neutralidad" es un cuento, muchachos. Nadie puede ser neutral aunque lo intente, por la simple razón de que nadie encara un hecho (escrito o leído) sin tener una preconcepción de lo que uno cree es correcto o incorrecto, de lo que se debe o no se debe hacer, de lo que le parece bien o le parece mal. Uno no arranca de cero, uno ya tiene una visión previa de la realidad antes de escribir o leer algo.
Una determinada manera de contar una noticia, un titular, un resaltado, TODO nos indica la ideología de un medio o de un periodista.

No es lo mismo una chica caprichosa que una choza chica en Capri
"La Cámpora golpeó a un grupo de ruralistas en la Legislatura Bonaerense"
Qué título, ¿eh?
Sólo con poner eso, ya se da a entender algo bastante claro (si uno no es ingenuo): La Cámpora es patotera, violenta y dictatorial.

¿Y si antes de juzgar y condenar mejor vemos bien todo el panorama?
Veamos el por qué de todo.

¿Qué anda pasando con los campos en la Provincia de Buenos Aires?
Que desde la década del '90 no se revalúan. Desde ese tiempo, los campos de la provincia no fueron retasados, no se sabe a día de hoy lo que valen. Esto es: en los '90, 200 hectáreas valían 10 pesos (ponele). En base a eso que valían, pagaban 1 peso de impuesto (como toda propiedad).
Pero qué pasa: que desde los '90 hasta ahora, esas 200 Has. fueron aumentando su valuación, hoy esas Has. valen más. Ergo: los impuestos que se deben pagar son mayores.
Lógica pura.
Más valor del terreno, más impuestos.
Como lo hace cualquier comercio en regla, a ver si nos entendemos. No se le pide nada extraordinario al "campo". Sólo lo que pagamos todos.

¿Qué es lo que quiere hacer la Legislatura Bonaerense?
Reajustar los impuestos que pagan, que no se tocan desde los '90 porque desde esa época no se revalúan los campos. Tasarlos y cobrar los impuestos que corresponden, ni más ni menos. Lo mismo que se ha hecho con todas las propiedades del resto de la provincia.

¿Qué pasó ayer en la Legislatura?
Ayer se iba a discutir el reajuste de los impuestos.
Alertados de esto, la Sociedad Rural Argentina (SRA), encabezada por Hugo Biolcati, intentaron entrar por la fuerza -y rompiendo los vallados- a la legislatura para impedir la sesión, llevando como "aguante" a la conocidísima patota de la UATRE (la histórica fuerza de choque del Momo Venegas).
Pero resulta que al parecer, había también en el lugar militantes de La Cámpora.
¿Y qué pasó?
Que esos militantes impidieron que la patota del Momo Venegas, sumada a la gente que llevó el vitalicio hijo de su reverenda madre de Biolcati, entrara a interrumpir ilegalmente la sesión en la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires.

O sea. Pasando en limpio:
Una patota conformada por los laderos de Biolcati y Venegas se quisieron hacer los guapos entrando de prepo y por la fuerza a la Legislatura Bonaerense, hecho que viola las instituciones y es un acto de patoterismo inaceptable, les recuerdo  todos los "institucionalistas".
Un grupo -presumiblemente de La Cámpora- se lo impidió...

¿Y resulta que en vez tomarse como violentos a los "ruralistas", se los toma como tales a los de La Cámpora?
¿Por impedir que un grupo de violentos patoteros de mierda "arrasen con las instituciones" al no permitirles sesionar?

La noticia dada vuelta
Los malos vendidos -y aceptados por una parte de la sociedad- como los buenos.
Qué sé yo, de última digamos la típica frase hecha: "nadie es ni tan malo ni tan bueno".
Que es una linda manera de no hacernos cargo de lo que opinamos.
Pero por lo menos es más justa... creo.

Ejemplos aparte, se nota que la cosa está jodida en cuanto a saber qué es lo que pasa en materia informativa. Hay que agudizar los sentidos hasta lo inimaginable para no caer en el simplismo blanconegrista que nos proponen ciertos medios masivos de comunicación. Está toda la información tan chiva que hay que tener cuidado de lo que se entiende, lo que se toma por seguro y lo que se refuta.
Un ejercicio de inteligencia para todos y todas es algo que dije en la intro de este artículo:
Dudar de todo y de todos. Así como por si acaso.
Y, en base a eso, buscar, Buscar, buscar mucho, hasta que todas las piezas del rompecabezas se te armen en la mente.
Y ahí recién decir: "Ok, la cosa es así"

Saludos