jueves, 10 de enero de 2013

Fragatas en tu corazón

Y después de 78 días, llegó la Fragata ARA Libertad a la Argentina, a la costa de Mar del Plata.
Después de 78 días en los que se dijo tanto, pero tanto al respecto.

Ya desde el principio, toda la culpa de los medios y de los opositores (o de los medios opositores, o de los opositores que van a los medios) recayó sobre el gobierno Nacional. De pronto, para ellos, la culpa de que la Fragata estuviera varada en Ghana era culpa de Cristina. Como si fuera una costumbre opo-argentina, echarle la culpa de todo a Cristina.
A nadie se le ocurrió pensar que quizás -sólo quizás- detrás de esto estaba el reclamo de unos fondos bien llamados buitres, que no son más que una caterva de carroñeros de países, que compran títulos cuando ven que una nación se cae, a precio irrisorio, sólo para esperar y cobrar, lucrando con la desdicha de millones de personas. Y a nadie se le ocurrió pensar que ESOS eran los malos de la película, no. La mala era Cristina, por haber mandado la Fragata ahí. No los buitres, no el juez de Ghana, sino Cristina.
Así como tampoco a nadie se le ocurrió decir que un juez de Ghana violó toda regla internacional al concederle la razón a los fondos buitres, obligando a la Fragata a quedarse varada en un puerto de ese país.
Nadie pensó que el hecho de que la Fragata estuviera 78 días en el puerto de Ghana fuera culpa de un grupo de carroñeros sin sustento y de un juez que falló MAL.
No, por supuesto que no. Toda la culpa fue de Cristina, porque ella fue la que mandó la Fragata ahí. Ella es la mala.

¿Y qué pasó el #8N? ¿Se acuerdan? Una de las "reivindicaciones" era "que vuelva la Fragata", ¿o estoy tan corto de memoria? Creo también recordar que "Néstor volvé, te olvidaste de Cristina", o que "hoy pisé mierda y me acordé de Cristina", o que "yegua puta".
Jaja. Re originales. Y muy respetuosos con las instituciones, algo que ellos mismos reclaman.
Pero el caso es que los caceroleros del llamado #8N pedían por la Fragata. Como pedíamos todos, ojo, no se crean tan originales tampoco.
Y la Fragata volvió. Como ustedes, caceroleros, querían. Como todos queríamos.
Volvió y con una gran fiesta. Fiesta a la que se invitó a toda la oposición, en un muy buen gesto de parte del Gobierno Nacional. La Fragata es de todos, y todos debemos estar para recibirla.
Pero no, pará, porque la oposición declinó el convite. Los invitaron formalmente a recibir a la Fragata ARA Libertad y ellos dijeron: "no". Las razones pídanselas a ellos. Que la historia los juzgue, y si es posible, júzguenlos ustedes más rápido que la historia.

Pero la Fragata volvió. Da igual que Patricia Bullrich diga cosas como "esto no es libertad porque no hay oposición", se le pregunte si la habían invitado y ella diga "me invitaron, pero decidí no ir". O que Macri diga que "dadadadahdns jdinsm gobierno malo lalala Antonia".
La Fragata está en casa.
Más allá de los buitres externos y los caranchos internos.
Más allá de La Nación, que dice que hay que honrar las deudas pero sin embargo, no sigue el ejemplo. Porque LN le debe al Estado millones de pesos que se las ha arreglado para no pagar (maldito evasor) por más de diez años.
Más allá de la vergonzosa "vaquita" opositora para pagarles a los buitres.
Más allá de los idiotas útiles, que son capaces hasta de ir a la manifestación de 100 personas que organizó un tipo que labura con Macri.
Más allá de todo y de todos.

Los buitres no nos torcieron la mano, la Fragata ya está en casa y la patria sigue.

BIENVENIDA, FRAGATA

EL PUEBLO TE SALUDA