martes, 28 de mayo de 2013

El "enemigo" que no es

El otro día me sorprendí de mí mismo: leí una declaración del vicepresidente de Bolivia que decía que los trotskistas son la ultraderecha camuflada. En otro momento de mi vida habría estado de acuerdo. Pero el otro día que vi eso, fruncí un poco el ceño y no me pareció una frase acertada. Por lo menos, no me pareció aplicable a nuestro país, Argentina.

No se asusten, mis queridas palometitas, no me estoy trotskizando. Como me dijo un amigo hace un tiempo, a mí del Peronismo no me sacan ni con orden judicial.
No estoy de acuerdo con lo que plantean los militantes del PeÓ, por poner quizás el ejemplo del trosko argentino. No acuerdo con su visión idealista de la política efectiva, no concuerdo con su visión que a mi modo de ver es irrealizable, y creo que nunca lo voy a hacer.

Pero creo que hay una interpretación sobre muchos militantes de ese espacio que es condenatoria sin que lo merezcan.
Sí, son hincha pelotas como mosquito que insiste en meterse en tu oreja. Sí, se la pasan diciéndonos a los K que somos "de derecha". Sí, son capaces de acudir a una convocatoria de Moyano después de habernos taladrado durante años que "marchábamos con Moyano". Sí, sí y sí, tienen mil y una cosas que me rompen las tarlipes y seguramente a vos -kerido K- también.

Pero la derecha está en otro lado.
Y esa sí que es peligrosa, pero peligrosa en serio. Peligrosa onda reprivatizar hasta la tanga de tu hermana, sacar la AUH, bajar sueldos, endeudarse hasta el ocote con el FMI nuevamente. Así de peligrosa y así de derecha.
A los troskos locales nada de lo que hace el gobierno les cae bien. Ok, te lo concedo: igual que a los Macris. Quizás sea por eso que algunos dicen que son igual que la derecha. Pero yo encuentro que eso es un error importante. Porque las razones, el por qué a los troskos no les caen bien las medidas del gobierno son bien distintas a las de los Eugenios Vidales.
Por poner un solo ejemplo: un trosko no está de acuerdo con la nacionalización de YPF, un Macri tampoco. Ahora: el Macri quisiera que TODO YPF sea privado (y de ser posible, extranjero). El trosko quiere lo contrario a eso: desea una YPF 100% estatal bajo el control directo de los trabajadores.
Insisto: la derecha está en otro lado, no en el PeÓ. Ojo con empecinarse en pelear con ellos, porque no sea cosa que nos distraigamos haciendo eso y no pongamos la bala adonde realmente tiene que ir. Y cuando digo la bala no me refiero a algo literal, no sean giles y empiecen a lanzar que quiero matar a alguien.

Estaría bueno que de parte del trotskismo también se aviven, porque esto va para los dos lados. Pero bueno, esa es otra discusión y de cualquier modo no albergo demasiadas esperanzas de que así sea.

Sé que nunca van a estar en una marcha de nosotros. Sé que quizás los encuentre en cuanta movilización contraria al gobierno se haga. Ya sea que la convoque Perez Esquivel o el Momo Venegas, da igual, capaz los encuentre, porque es contra el gobierno y eso basta. Y seguramente me enoje y los putee con ganas cuando eso pase, y los mande a la recalcada de su abuelita cuando me digan que "defiendo a un gobierno de derecha", y apriete los dientes de bronca cuando los vea patalear y denostar la política de DDHH como también lo hace Duhalde, aunque sea por razones distintas.
Sé que hay muchas cosas de ellos que me dan ganas de hacerles un tackle bajo. Pero la diferencia está en que ese tackle no se los daría por hijos de puta. Porque no pienso que lo sean. Se los daría, en cualquier caso, porque considero que son necios, porque creo que no se dan cuenta, porque tienen esa actitud de "si no es exactamente como a mí me parece que debe ser, entonces que no sea".
Pero los hijos de puta, así con todas las letras, son otros.
La derecha son otros.
Los enemigos son otros.
Apuntemos a y cuidémonos de ellos.


PD: por supuesto que puedo estar equivocado; en cuyo caso, no tengo ningún problema en que me lo hagan notar y me corrijan.
Abrazo.

5 comentarios:

Vicky dijo...

Uno se puede equivocar en política, pero cuando pasan los años y siempre te equivocás a favor del enemigo, te transformás en uno...y si no te das cuenta, es peor...porque sos un enemigo boludo, más fácilmente manejable. Acordate que son preferibles los malos antes que los tontos.

Filipo7223 dijo...

s cieto tu razonamiento Tuqui en cuanto a identificar como ajenos a la "derecha" a los muchachitos inquietos.
Pero, como peronista, y bajo la enorme influencia que ha tenido Jauretche en mi pensamiento, me permito indicarte, que también ec cierto que nosotros creemos en la conciliación de clases, no en la lucha de clases. Que los "troskos" responden a un pensamiento ajeno al nacional y popular, porque estan orientados bajo influencias extranjeras (esto los equipara a la derecha) y que algunos, directamente combaten la idiosincracia del pueblo argentino. por eso denostan a la figura de Rosas, detestan a Yrigoyen y odian a Perón.
Jauretche, Julio Abelardo Ramos y otros doctrinarios peronistas hablan bastante de este tema.
Y, caramba! que alguién les achaqué a esos autores que son de "derecha"...
Un abrazo

comandowar dijo...

"Por poner un solo ejemplo: un trosko no está de acuerdo con la nacionalización de YPF, un Macri tampoco. Ahora: el Macri quisiera que TODO YPF sea privado (y de ser posible, extranjero). El trosko quiere lo contrario a eso: desea una YPF 100% estatal bajo el control directo de los trabajadores."

SI. Pero a la hora de los bifes, cuando hay que tomar la decisión si el 51% de la empresa pasa a ser estatal o permanece en manos de una multinacional, surge el rechazo del PO a la estatizacion de la mayoria accionaria y termina siendo el unico beneficiado de tal decision: la multinacional.

Y eso sucede porque en su cabecita utopica, no pueden o no quieren comprender que las cosas se deben hacer paso a paso: apoyar la estatizacion del 51% de YPF, luego pedir la estatización del 49% restante y finalmente, pedir el control obrero de la empresa.

Eso lleva mas tiempo, SI, pero es mas acorde a la realidad y mas respetuoso de sus propios ideales. Desde cuando es mas de izquierda el total control de la empresa por una multinacional que una estatizacion, aunque sea parcial? Acaso son ciegos?

Hasta que no entiendan eso, seguiran defendiendo, directa o indirectamente, los intereses de la derecha y/o ultraderecha.

elementalsoft dijo...

El enemigo es otro porque en realidad no tienen poder político, no veo la necesidad de bajar el nivel de discusión, solo porque supuestamente están más cerca de cierta ideología. Es una buena oportunidad para discutir y que del otro lado te puedan responder, ya que la discusión política fuera de ese ámbito se relaciona con la credibilidad de los periodistas o si piensa eso porque en realidad recibe un choripán, etc.

Anónimo dijo...

Hay que contextualizar la frase de García Linera....el considera que el trotskismo en Bolivia apoyó los golpes de estado desde 1950 en adelante