viernes, 20 de abril de 2012


¿Alguna vez te preguntaste de dónde vienen las "misteriosas fuentes" de Clarín sobre los actos del Gobierno?
Te pongo un sólo ejemplo:
El famoso borrador de la ley de expropiación de YPF. Aquel que circuló una semana antes de que Cristina hiciera el anuncio (glorioso anuncio, glorioso día).
¿Quién pensás que lo filtró? ¿Quién creés que, amablemente, se los hizo llegar a los buenazos de Clarín?


LA NOTA QUE SIGUE PERTENECE AL BLOG UDN, DE HANK SORIANO (blog que leo y recomiendo, dicho sea de paso).
TODOS LOS CRÉDITOS A ÉL.
Y una reverencia por ser tan groso.


Eh!
Resulta que hace ya mucho tiempo, en el pasado, la oposición, con sus medios gigantes, trató de imponerle al mundo entero (a los accionistas, a nosotros como militantes, a los funcionarios, a todo el mundo) la idea de que un borrador andaba dando vueltas con la expropiación de YPF.
La cosa es que bueno, sí, ahora YPF es nuestra, es cuestión de algunos días y formalismos, todo bien.

Pero la pregunta que sobresale sobre todas las demás, a la hora de hacer un análisis relativamente cierto sobre de dónde sacan la data los medios de la oposición, cuáles son sus míticas fuentes, (asunto que rozó hasta al mamarracho que le quisieron montar a Bodou), es una cuestión que habitualmente no tiene respuesta.
Y a veces, esa respuesta, hija de la torpeza humana, de la desconfianza en un secretario o secretaria, de la devoción desbocada cuasi mística por salir a decir una barbaridad, hace que a nosotros, los tipejos que a veces publicamos pavadas en internet, nos regalen una piedra preciosa.

¿Y por qué digo esto?
Simple: la semana pasada, allá cuando se filtró ese mitológico documento-borrador, nadie dijo de dónde salió, nadie se aventuró a apostar quién había sido el traidor a la patria que se lo había acercado a los medios de la oposición.
Y hoy, acá, acá nomás y seguramente durante solamente un rato porque buscarán corregirlo, te lo cuento.

A riesgo de equivocarme, claro.

Resulta que todos los archivos que uno genera desde su ordenador o computadora, tienen un sello de autor.
Cualquier archivo, un word, un pdf, un jpg, tiene un autor que es el nombre que habitualmente se le da al administrador de la computadora.

Mi computadora dice que el autor de mis archivos, es Hank.
Porque como en realidad me llamo Juan Soriano, pero no siempre lo digo, a mi computadora también le dije que mi nombre era Hank.

Entonces todos mis archivos, tienen esa particularidad.
Los abrís, vas a la columna superior izquierda, donde están las opciones, buscás en "propiedades" y ahí está, en mi caso mi nombre, en el tuyo el tuyo, y en el del dueño del cyber el del dueño del cyber y en el de la vecina el nombre de la vecina.

¿Y qué pasa cuando el que le envía un archivo que puede o no ser sensible, se lo envía arteramente a un medio que está en contra de los intereses de todos los argentinos, no es ni yo, ni vos, ni la vecina, ni el chino dueño del cyber?
Pasa que aparece un pelele en internet que prueba de abrir el archivo que vos, Oh Gran Multimedio Blanco subís a tu página y descubre que la marca, el sello, el dueño, es alguien que todos conocemos, y a quien conocen hasta en planos astrales diferentes de la tierra, el espacio y la eternidad.

Acá te dejo un video.
Claro, concreto, y al hueso.
Abajo te dejo los links con las fuentes.
Seguramente dentro de unas horas, estos archivos van a cambiar de autoría, desaparecer o, PORQUE YO LO DIGO ACÁ, no van a hacer nada.
Dame una manO y contale a todo el mundo el contenido de este posteo.

Que todos sepan que la persona que a veces funciona como fuente para los medios de la oposición, son los mismos Profetas del Odio que suelen engullir sus egos para vomitarlos en resultados electorales nefastos.

Buen provecho.




Artículo original