martes, 19 de febrero de 2013

El límite del odio (internético)

Cuando uno habla de política no se puede asombrar de muchas cosas. Uno no suele indignarse fácilmente cuando le arrojan chicanas, chistes, afrentas, corridas por derecha e izquierda, incluso insultos y chistes de mal gusto.
Así es la cosa en la arena de la charla o la discusión política. No es terreno para sensibles. para personas de ofensa fácil, para gente afecta a tomarse todo a pecho.
Sin embargo, siempre hay un límite. Un límite hasta auto impuesto si se quiere, esa línea que no pasás, porque sabés que -de hacerlo- ya no estás hablando de política. Ni siquiera estás discutiendo, ni peleando, ni agarrándote a trompadas (metafóricamente hablando). Cuando traspasás ese límite, lo único que estás haciendo es vomitar mierda. Y -en el camino- hundirte a vos mismo. Ya no se habla de política, ya no se debate, ya ni siquera se pelea. Se entra en un terreno que es simple y sencillamente deleznable, fuera de la política y de cualquier cosa civilizada.
Yo estoy acostumbrado a que me digan de todo. No me asusta, no me ofendo fácil, no me preocupa. Pero hay cosas que sobrepasan el límite del odio. Y no, no me vengan con la pelotudez de que "el gobiedno logda que la gedte se divida" (así, a lo Bonelli), porque no tiene nada que ver con eso.
Tiene que ver con el odio de algunos -y remarco la palabra algunos- opositores, odiadores del gobierno. Odiadores internéticos, esos que son los que más vomitan. Odiadores de teclado, que le dicen.
Hay cosas que aún me sorprenden.
Como por ejemplo estas (todos comentarios de anti Ks hacia gente que es K)





Todos esos son comentarios de una "encuesta" que -para empezar- no tiene ya un título muy pacifista. Se llama "Votá al cyber laKra mas basura de todos". Encuesta en la que aparezco yo, por supuesto :P
Pero el tema es que los comentarios se van no a la mierda, sino a la estratósfera (como el satélite del Turco). Y sobrepasan tanto el límite del odio, que algunos (o uno solo poniendo varios nicks, no será de extrañar) se agarra de una enfermedad y de una condición sexual (WTF ¿?) para atacar a una persona. Que, por supuesto, es K.








Ese "mjcoo" del que hablan es gay. Y tiene cáncer. Va a salir, obvio (del cáncer, no de lo gay :P), pero el tema es... ¿hasta qué punto llega el odio de algunos giles que se hacen los (o son) opositores?
Por lo que veo, hasta el punto de burlarse de una madre muerta, o de desear la muerte de una persona con una enfermedad.

Hay un límite para todo. No sé ustedes, pero yo discuto, peleo, puteo, mando a cagar, todo lo que quieran, cuando discuto sobre política. Pero ciertas cosas no se me pasan por la cabeza, simplemente porque no las tengo.
No me voy a poner acá a decir lo genio de la vida que soy, porque además no lo soy, esto está claro. Pero sí les voy a decir que sé una o dos cosas de mí, y de la gente que conozco:
No somos unos soretes mal cagados. Por eso no pasamos ese límite, esa línea que que si la cruzás, pasás de ser un discutidor fuerte a un hijo de puta sin escalas.
Hay gente sorete y gente que no lo es.
Vos fijate en qué clasificación entrás.