jueves, 28 de abril de 2011

Cifras que dan cosita

Cuando se le quiere tirar barro al Gobierno se usan varias estrategias/temas/problemáticas/situaciones. Esto es sabido: siempre va a haber un flanco por donde "atacar". Siempre. Y esto es por una sencilla razón: una gestión, por más buena que sea, va a tener puntos que no llega a cubrir en un 100%, cosas que no termina de lograr por más empeño que le ponga, y esos "puntos flacos" son de los que se agarran aquellos que la denostan. Esto es una verdad universal de la cual creo que ningún gobierno del mundo ni de la historia se salva.
También debo reconocer que hay temas más sensibles que otros. No es lo mismo hablar de tasa de crecimiento de un país que hablar de gente que se muere de hambre. Cuando se habla de lo segundo, por más números que se tiren, siempre duele y la cifra siempre parece demasiado alta. Nuevamente digo que no creo que UN solo gobierno en la historia de la humanidad escape a este planteo.
Pero a mí me interesa lo de este tiempo y lo de este lugar. Lo de Cristina 2011, esto es. Así que, opiniones filosóficas aparte, me voy a referir a eso. Más bien, me voy a referir a una parte de eso. Voy a hablar de un tema en particular. Ese que es el elegido para pegarle al Gobierno cuando se acaban los otros que se intentan y fallan:
Las muertes por desnutrición. Los desnutridos, los que se mueren de hambre.
Ese es un tema sensible, complicado, que duele. Duele porque no se puede concebir que un argentino muera a causa de no tener para comer. Duele porque es en sí doloroso que eso ocurra. Duele porque da bronca saber que un niño muere por desnutrición. En resumidas cuentas: duele.
Pero también duele (más que "doler" molesta) saber que ciertos sectores de la política y de la prensa usan esa tragedia solo como algo que les da poder, como arma a su favor, sin importarles realmente el hecho en sí. Lo usan, finalmente, para tirarle tierra a este Gobierno.

El Programa Mundial de Alimentos es una iniciativa financiada por donaciones voluntarias que depende de la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Esta iniciativa realizó un sondeo mundial al que llamó Mapa del Hambre.
Según ese sondeo, las cifras son las que se observan en este cuadro


(Click en la imagen para ampliar)

Expliquemos el gráfico:
El rango va de 1 a 5.
1 (CELESTE) es para aquellos países que tienen una cifra de desnutridos extremadamente baja
2 (AMARILLO) es para aquellos países que tienen una cifra de desnutridos muy baja
3 (NARANJA) es para aquellos países que tienen una cifra de desnutridos moderadamente baja
4 (ROJO) es para aquellos países que tienen una cifra de desnutridos moderadamente alta
5 (VIOLETA) es para aquellos países que tienen una cifra de desnutridos muy alta

¿Dónde se ubica Argentina?
En el número 1. Esto es, entre los países que tienen una tasa de hambre "extremadamente baja".
Esta cifra se condice con todas las cifras oficiales que dan cuenta de la situación del país. ¿Esto qué quiere decir? Como mínimo, que lo que nos dicen desde "el gobierno" es lo mismo que lo que nos dicen desde una organización internacional que nada tiene que ver con Cristina y su gabinete. Y como máximo, que las cifras que nos tiran por la cabeza ciertos medios de comunicación -coreados ellos por varios políticos- son falsas.

Insisto: hablar de números con respecto al hambre, tan luego al hambre, es algo horrible y doloroso. Pero si ese tópico y esos números van a ser utilizados por la oposición para el fin que ellos deseen... por lo menos que esos números sean los correctos.