viernes, 22 de abril de 2011

Liberal... "Liberal"... ¿por qué suena tan feo?

"La palabra liberal tiene mala prensa", argumentan algunos argentinos opositores. "Ser liberal no tiene nada de malo... ustedes ni siquiera saben de dónde viene esa palabra o lo que significa", dicen otros, siempre anti K. "El liberalismo es la corriente más progresista en EEUU y Europa, ustedes no lo entienden porque son Peronistas retrógrados", arrojan otros civilizados individuos (anti K, de más está decir).

No sé qué les pasa a ustedes, pero yo, en cuanto me dicen la palabra "liberal" reacciono de manera no grata. Por ejemplo, alguien me dice "resulta que Montoto es liberal" y ahí mismo salto a decir "pero dejate de joder, qué hijo de p...!".
¿A ustedes les pasa lo mismo? Si es así, pues... bienvenidos a mi mundo.

Hasta acá, dos posturas diametralmente opuestas. La mía, que se eriza cuando le dicen la palabra "liberal" y la otra, que afirma y asegura que ser liberal es un canto a la libertad. Porque eso es lo que esgrimen aquellos defensores argentinos del liberalismo: que el liberalismo significa "libertad", en el más amplio significado de la palabra.

Y ahí está la cosa.

Si vamos a las definiciones técnicas, el liberalismo es un sueño hecho realidad. ¿Por qué? Porque el liberalismo significa nada más ni nada menos que lo siguiente: "Un sistema filosófico, económico y político, que promueve las libertades civiles; se opone a cualquier forma de despotismo, suscitando a los principios republicanos, siendo la corriente en la que se fundamentan la democracia representativa y la división de poderes".

Hermoso, ¿no? ¿Quién podría estar en desacuerdo con eso? Nadie.
Los liberales criollos esgrimen ese caballito de batalla ante cualquier persona. Y quizás, aquellos que no estén muy adentrados en ciertas cosas, les darán la razón.
Pero yo no.
A mí no me van a vender ese paquete barato tan rápido; no señores. Porque si vamos a los papeles, ese liberalismo que ustedes proclaman no tiene nada que ver con el liberalismo que se practicó acá en Argentina.
El liberalismo que ustedes gritan a los cuatro vientos no es aquel que, por definición, ama las libertades individuales y se opone a todo régimen autoritario. Por el contrario, ese liberalismo que ustedes defienden fue el que formó parte de la dictadura (a la mierda las libertades individuales, no?) con Martínez de Hoz, que se definía a sí mismo como liberal, y que destruyó la industria nacional... todo en pos de la "libertad de mercado". El liberalismo que ustedes defienden fue el mismo que defendía Cavallo con su 1 a 1, que hizo que millones de PYMEs tuvieran que cerrar durante los años 90'. El liberalismo que ustedes defienden es el de Patricia Bullrich, que le robó el 13% de su sueldo a los jubilados y empleados estatales.
Ese es el liberalismo que ustedes defienden. Ese y no otro.

La definición de "liberalismo" es muy bonita. Quizás hasta lo sea la misma filosofía. Pero acá no estoy planteando la definición de una palabra, sino un hecho concreto:
Yo vivo en Argentina. Y acá, cada vez que el liberalismo se hizo presente, nos hundió. ¿Y por qué es esto? Porque el liberalismo que se planteó acá no fue el que "defendía las libertades individuales", ni el que estaba "en contra de cualquier despotismo", sino aquel que planteaba el "libre mercado". Pero no cualquier "libre mercado", sino aquel que se aseguraba que el mercado interno, esto es la industria nacional, estuviera destruido, para así asegurarse que solo el mercado extranjero fuera redituable, asegurando así grandes divisas para quién??? Para el mercado extranjero, mis queridas palometitas, dejando el mercado interno hecho bolsa y sin posibilidades de competir.

Liberales, estado ausente, mercado que se regula solo, libertad de negocios...
A mí déjenme con un estado que se mete en los asuntos privados; déjenme con un Estado que se ocupa de las empresas privadas y les rompe las bolas al punto que se quejan; déjenme con un estado que no permite que el mercado "se regule solo", porque entiende que no es lo mismo un gigante oligopólico que una PYME; déjenme con un Estado que se ocupa de los más desposeídos, cosa que el liberalismo económico no haría porque esos ciudadanos "no son productivos y no aportan nada"; déjenme con un Estado que regula y controla la actividad privada.
A mí déjenme con lo que tenemos ahora.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

LOS KIRCHNER SON NEOLIBERALES

POR ESO

PINO 2011!!!!

Tuqui dijo...

¿Decías...?

La Cagámpora dijo...

Muy interesante.

Publicá algo del tren bala para todos.

Tuqui dijo...

Dale, ahora mismo me pongo a hacer el post.