miércoles, 6 de julio de 2011

Perón y Evita de todos

Yo digo, ¿no? Ahora parece que todo el mundo pone la imagen de Perón, de Evita... y somos todos Peronistas y vamos que venimos.
Ahora parece que es muy fácil evocar a Juan Domingo y María Eva como ejemplos de lo que un grupo dice representar.
Ahora parece que Perón y Evita, así como de pronto, son mártires y ejemplos a seguir. Son ídolos y "lo que queremos para nuestra Argentina".
Qué loco, ¿no? Porque hay una cosa que me llama la atención...
Mi abuelo (sí, mi abuelo), que vivió la época de Perón y Evita, me contó toda mi vida cosas que gran parte de ella no quise escuchar... por estúpido, por cerrado, por anti política y por cabeza lavada que fui, a pesar de los esfuerzos de mi abuelo (y de mi viejo también). Pero que ahora encienden luces de advertencia a cada paso que doy.

Una cosa que siempre me contó mi abuelo es que a Perón le decían "dictador".
Otra cosa que me contó es que a Perón le decían totalitario.
O que al gobierno Peronista le llamaban "dictadura".
O que a Perón lo tildaban de "populista".
O que a Perón lo atacaban diciéndole que era defensor de los capitalistas.
O que decían que Perón quería avasallar con el estado al sector privado, que lo quería destruir.
O que les daba todo a los "cabecitas negra" (hoy llamados "negros de mierda").
O que fomentaba la vagancia, dándole todo a la gente (perdón, a la gente no... a los cabecitas negra) "servido en bandeja".
O que era enemigo de EEUU, y cómo se atrevía a pararse de manos con semejante país respetable e importante.
O que, por el contrario, en realidad era cómplice de los EEUU, pero que su fachada populista lo escondía.
O que era un hijo de remil puta que merecía morirse, y Evita era una yegua, una basura, una puta.

Tantas cosas acerca de Perón y el Peronismo me dijo mi abuelo a lo largo de mi vida, tantas que no se dan una idea.
Es que mi abuelo es Peronista hasta la médula... y cómo culparlo.
Antes de Perón, el viejo no tenía nada. Pero nada en serio, eh. No tenía un empleo seguro, no tenía un buen sueldo, no tenía la seguridad de seguir laburando el mes siguiente, no tenía una casa.
Y de repente llegó el dictador populista y mi abuelo tuvo una casa, un empleo seguro, un sueldo digno, vacaciones pagas, plusvalía, resto para disfrutar la vida con su familia, dignidad.
Por eso es que mi abuelo lo quiere tanto a Perón. No por ninguna dialéctica universitaria, ni por ninguna enseñanza de libro, ni por ninguna teoría pseudo revolucionaria: porque Perón concretamente le mejoró la vida. Que es, al final de cuentas, el propósito de toda política que se precie de Nacional y Popular.

Yo tengo 22 años, y la época de Perón no la viví.
Pero vivo esta, la de Cristina. Y veo que:
A Cristina le dicen "dictadora".
Y que le dicen totalitaria.
Y que al Gobierno Kirchnerista le llaman "dictadura".
Y que a Cristina la tildan de "populista".
Y que a Cristina la atacan diciéndole que es defensora de los capitalistas.
Y que dicen que quiere avasallar con el estado al sector privado, que lo quiere destruir.
Y que les da todo a los "negros de mierda".
Y que fomenta la vagancia, dándole todo a la gente (perdón, a la gente no... a los negros de mierda) "servido en bandeja".
Y que es enemiga de EEUU, y cómo se atreve a pararse de manos con semejante país respetable e importante.
Y que, por el contrario, en realidad es cómplice de los EEUU, pero que su fachada populista lo esconde.
O que es una hija de remil puta que merece morirse, una yegua, una basura, una puta, una conchuda (esa es nueva, pero la idea es exactamente la misma).

Y sé que, por ejemplo, esto:
"No hay que olvidar que los enemigos están preocupados por nuestras conquistas, no por nuestros problemas. Ellos se dan cuenta de que hemos nacionalizado los resortes de la economía y que seguiremos en esa tarea sin fobia, hasta no dejar ningún engranaje decisivo en manos extranjeras.
En un año de gobierno, ellos advierten que el pueblo sabe, sin acudir a las recetas de miseria y dependencia, que mejoramos el salario real de los trabajadores, bajamos drásticamente la desocupación y aumentamos las reservas del país".

Sé que esas son palabras de Perón, pero podrían haber sido tranquilamente de Cristina.
Y sé también que hay coincidencias históricas que no son simplemente eso. Sé que hay algo que siempre va a reaccionar igual cuando otro algo se le plante adelante. En 1946 o en 2011.

Hoy, gracias a mi abuelo y gracias a lo que vivo día a día, creo que entiendo mucho más de lo que fue y de lo que es.
Entiendo que hay ciertos odios que se perpetúan, que la puja de intereses es la misma pero con distinto nombre, que la gente que escribió "viva el cáncer" en el '50 es la misma que escribió "viva el infarto" hace poco menos de un año.
Entiendo que los ojos de mi abuelo vieron casi lo mismo que ven mis ojos hoy.
Entiendo que mi abuelo defendió en su época a Perón con uñas y dientes así como yo la defiendo a Cristina ahora.
Y también entiendo por qué mi abuelo, ese que a veces me habla de Perón con los ojos llenos de lágrimas, me mira y me dice "yo sé por qué se te ponen los ojos así; a mí me pasaba lo mismo".

2 comentarios:

Virginia Mileto dijo...

excelente reflexión

La Cagámpora dijo...

Perón... perón.... me suena...
¿Ese amigo de Franco y Mussolini?
¿O es otro, alguno con pera grande?